buscar
     

Artículos Originales


PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL Y SIDA MEDIANTE EL USO DEL CONDÓN

Salud Pública Méx 1993; Vol. 35(5):508-517

Indice

Autores

CARLOS DEL RIO-CHIRIBOGA, M.C., M.S.P.,(1) PATRICIA URIBE-ZÚÑIGA, M.C., ESP. PED.(2)

(1) Director Ejecutivo, Consejo Nacional para la Prevención y Control del SIDA (CONASIDA), México.
(2) Directora de Servidos a la Comunidad, CONASIDA.

Resumen

En este artículo se hace una revisión de la bibliografia existente y un análisis de los estudios más relevantes de los últimos años sobre la eficacia del condón en la prevención de enfermedades de transmisión sexual, con modelos experimentales, epidemiológicos y de seroconversión. Estos estudios permiten afirmar que, si bien el condón no es 100 por ciento eficaz, si se aproxima mucho a esta cifra, cuando se usa correctamente y en forma sistemática. La posibilidad de ruptura de los condones informada en algunos estudios fue del 0.5 por ciento para relaciones heterosexuales y del 3.6 por ciento al 10.5 por ciento en relaciones homosexuales. La mayoría de los estudios refieren tasas bajas de falla adjudicables a problemas de fabricación y control de calidad de condones. Debido a las difiultades que existen para que una mujer pueda negociar el uso del condón masculino, en los últimos años se ha desarrollado el condón femenino. Proporcionar información sobre los condones y ofrecerlos baratos en todos los lugares posibles, no basta si no se toman en cuenta todos los factores que facilitan o dificultan supromoción. Ea educación sexual es fundamental como estrategia de prevención de ETS y embarazos no deseados.

Palabras clave: condones; uso y eficacia del condón, HIV/SIDA, prevención, enfermedades de transmisión sexual

Abstract

This paper deals with the last literature and examines the most relevant studies of recent years related to condom effectiveness in preventing sexually transmitted diseases (STD) with experimental, epidemiological and seroconversion models. On the basis of these studies, it can be stated that the eficacy of condoms is close to 100 per cent when used correctly and consistently. Condom breakage has been reported in 05 per cent of vagina1 intercourse and 3.6 to 10 per cent of anal intercourses. Most studies refer low failure ratesdue to manufacturing defects. Considering all constraints involved in masculine condom use and their implications for women, a female condom has been developed recently. It is not enough to give information or to make condoms available, if all the elements involved in the enhancement or failure of its use are not considered. Sexual educatwn programs are the fundamental strategy in preventing STD and pregnancy.

Key words: wndoms; condoms usage and efficacy, HIVIAIDS, sexually y transmitted diseases, prevention.


Solicitud de sobretiros: Dr. Carlos del Río Chiriboga, Director Ejecutivo del CONASIDA, Comercio y Administración 35, colonia Copilco Unrversidad, 04360 México. D.F

Introducción

EL TERMINO CONDÓN se atribuye a un médico de la corte de Carlos I de Inglaterra, de apellido Condom, quien propuso al monarca que incorporara este elemento en sus prácticas sexuales, con el fin de tratar de limitar su ya numerosa descendencia. Sin embargo, existe evidencia del uso del condón entre los egipcios hacia el año 1350 a.C.

Apareció, por vez primera, un tratado sobre uso del condón para prevenir enfermedades de transmisión sexual en el libro titulado Morbo Gallico, del anatomista italiano Gabriel Fallopio y publicado en 1564. Fallopio hace referencia a la sífilis y recomienda utilizar un condón de lino como medida de protección contra esta enfermedad.

En un trabajo publicado en 1989, Potts y Short1 afirmaron que el uso del condón surgió como medio de protección ante el contagio de las enfermedades de transmisión sexual y no como un método anticonceptivo, utilidad que se le dio posteriormente.

A pesar de que el condón ha sido utilizado durante mucho tiempo, el puritanismo característico de la sociedad occidental lo ha mantenido en la obscuridad y como un tema intocable en sociedad. Sin embargo, con la aparición de la epidemia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) a principios de la década de los ochenta, el condón se ha convertido en uno de los principales métodos para prevenir la transmisión sexual del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Las otras medidas para prevenir las enfermedades sexualmente transmisibles son: la abstinencia sexual; tener relaciones sexuales sólo con una pareja y además que ésta no padezca alguna enfermedad de transmisión sexual; practicar el "sexo seguro".


Si bien los métodos anteriores constituyen teóricamente una alternativa, en la mayona de las culturas y por diferentes razones, no se utilizan con la frecuencia necesaria. Varios estudios han mostrado que en diversas sociedades los hombres, y cada vez más las mujeres, tienen durante su vida más de una pareja sexual. Es mayor el porcentaje de hombres con más parejas sexuales que el informado entre las mujeres.2

El término "sexo seguro" con frecuencia se utiliza como sinónimo de "sexo con condón", pero las únicas prácticas sexuales que pueden incluirse en ese concepto son aquéllas en las que no existe penetración ni intercambio de secreciones sexuales (semen, líquido preeyaculatorio, secreciones vaginales) o sangre. Así, dentro de ese método se incluyen, entre otras, la masturbación, las caricias y los abrazos. Por ello, al referirse al uso del condón o de cualquier otra barrera mecánica durante una relación sexual con penetración, es preferible hablar de "sexo protegido".

Se puede afirmar que ante la amenaza de las enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el SIDA, la educación es la piedra angular de cualquier programa o estrategia de prevención.

A lo largo de los años se han dado diferentes enfoques a la educación sexual , que van desde el reproductivo hasta la educación basada en el rechazo y el miedo a la actividad sexual, tácticas muy utilizadas por distintos grupos conservadores de la sociedad; sin embargo, éstas nunca han sido eficaces para disminuir las tasas de infecciones de transmisión sexual o los embarazos no deseados. Hasta el momento no se ha demostrado que la falta de información o de educación sexual formal retrase o evite el inicio de las relaciones sexuales entre los jóvenes y, por el contrario, sí lo ha favorecido sin que se tomen las medidas preventivas necesarias.

FRECUENCIA DE USO

Los datos sobre frecuencia de uso del condón son difíciles de obtener y comparar de un estudio a otro, pero se sabe que es uno de lo métodos anticonceptivos menos utilizados en planificación familiar a nivel mundial. En un estudio realizado en Tailandia, en 1987, menos del dos por ciento de los que practicaban algún método anticonceptivo usaba condones.3 Sin embargo, a partir del surgimiento del  y, a pesar de la dificultades para obtener información, se observa un incremento en su uso.

La Organización Mundial de la Salud estima que diariamente se llevan a cabo 100 millones de relaciones sexuales, de las cuales 910 mil terminan en embarazos, 351 mil en enfermedades de transmisión sexual y unas seis mil en infecciones por VIH.

Por otro lado, se calcula que en 1990 se usaron en el mundo aproximadamente seis mil millones de condones.3 Pero esta cantidad dista mucho de los 13 mil millones que se estima hubieran sido necesarios para todas las relaciones en las que se corría riesgo de exposición al VIH, otras enfermedades transmisibles sexualmente, o de embarazos no deseados. Vale la pena mencionar el importante papel que ha jugado la Agencia de los Estados Unida para la Ayuda y el Desarrollo Internacional (USAID), que en 1991 proporcionó un billón de condones a países e desarrollo y que mundialmente es uno de los principales distribuidores de condones gratuitos.

Por lo que toca a México se calcula que en 1990 se vendieron de 30 a 32 millones de condones (J.M. Urrutia Comunicación personal). Si además se suman los 15 millones que distribuyó el sector público de manera gratuita, se puede concluir que se usaron aproximadamente de 45 a 50 millones de condones en 1990, asumiendo que todos fueron utilizados en las relaciones sexuales.

Sin embargo, es evidente que esa cantidad es insuficiente para evitar en México, en forma significativa, la enfermedades transmisibles sexualmente y las infecciones por VIH. Si se calcula que existen de 35 a 40 millones de hombres en edad sexualmente activa, entonces esos 50 millones de condones servirían para que cada individuo utilizara de uno a dos por año. Asimismo, con los datos anteriores se calcula que el condón se utiliza regularmente en menos del 5 por ciento de las relaciones sexuales cada año.

También es evidente que no todos los hombres sexualmente activos tienen prácticas de riesgo para la adquisición de enfermedades sexualmente transmisibles. Por ejemplo, un estudio realizado en Kinshasa, Zaire, mostró que el 35 por ciento de los 1 063 hombres monógamos casadas y el 2 por ciento de las 1 084 mujeres monógamas casadas informaron haber tenido relaciones sexuales extramaritales en el año anterior al estudio.4 En la información que se ha recabado en las investigaciones con mujeres dedicadas a la prostitución en la Ciudad de México, de 1987 a 1990 se encontró que el 56.2 por ciento de los clientes eran casados.5

Varios estudios basados en los modelos actuales de transmisión del VIH sugieren que si tan sólo el 15 por ciento de hombres en poblaciones urbanas que tienen múltiples parejas sexuales usaran condones consistentemente, la seroprevalencia del VIH en dicha población no aumentaría.6 Por ello las campañas de distribución y el uso de condones deben hacer énfasis en la conveniencia de usar el condón, con el fin de disminuir en forma significativa el riesgo de adquirir enfermedades de transmisión sexual, VIH y embarazos no deseados. Asimismo, deben dirigirse a las poblaciones con más alto riesgo, concretamente en los hombres con más de una pareja sexual, trabajadores del sexo comercial y adolescentes.

EFICACIA DEL CONDÓN

Desde su aparición, el condón masculino ha sido producido con diversos materiales: desde tejidos animales, como el intestino ciego de cordero, hasta químicos, como el látex de diverso grosor. Es importante señalar que los condones elaborados con tejidos animales no son recomendables para prevenir enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el
VIH/SIDA.

En el laboratorio se ha demostrado que los condones de látex constituyen una barrera mecánica eficaz contra los agentes causales de gran número de enfermedades de transmisión sexual como gonorrea, citomegalovirus, herpes virus, sífilis, hepatitis B, clamidia y
VIH. Sin embargo, en la práctica es difícil demostrar la eficacia de los condones, debido a la dificultad de recabar información fidedigna sobre la exposición del virus, su uso, los posibles errores humanos en su utilización y, en menor medida, las fallas de fabricación. Pese a ello, existen varios estudios epidemiológicos que han encontrado una asociación directa entre el uso correcto y sistemático del condón y una menor frecuencia de infección por VIH, enfermedades transmisibles sexualmente y embarazos no deseados.

No obstante, es conveniente que al revisar dichos estudios se haga una diferenciación clara entre los que se dirigen al análisis de la eficacia del condón como método de planificación familiar y como forma de prevenciónde enfermedades transmisibles sexualmente, ya que varían los porcentajes de eficacia dependiendo del objetivo de su uso.

Otro punto que cabe recordar, es que existe una diferencia entre la eficacia del método y la del uso del método; es decir, entre la eficacia teórica y la práctica. La eficacia del método es la que existe cuando el condón se utiliza de manera correcta y sistemática; por tanto, sólo considera las fallas técnicas. La eficacia del uso es la eficacia del método cuando se utiliza en la práctica diaria, teniendo en cuenta las fallas técnicas y los errores por la falta del uso sistemático y correcto por parte del individuo. Por ejemplo, la eficacia del condón como método anticonceptivo es de 0.4 a 1.4 embarazos por cada 100 parejas por año de uso, pero la eficacia del uso es de 10 a 15 embarazos por cada 100 parejas por año de uso.

Como la principal falla del condón se debe a su utilización incorrecta e inconstante, es claro que para aumentar su eficacia es necesario enseñar a usarlo. Entre los errores más frecuentes están la mptura por utilizar lubricantes de base oleosa, por utilizar anillos prominentes o al dañar el condón con las uñas cuando se abre el empaque. Otras fallas potenciales ocurren cuando los condones se almacenan en un sitio cálido, cuando se exponen a la luz directa o cuando el condón no se retira inmediatamente después de la eyaculación.

Es importante subrayar que los únicos condones que protegen de enfermedades sexualmente transmisibles son los de látex y, actualmente, los condones femeninos de plástico. No así los condones de tejidos de animales, que presentan poros que permiten el paso de gérmenes; por lo mismo, éstos no deberán ser utilizados para este fin.

Los estudios realizados en los años setenta y a principios de los ochenta demostraron que los condones ayudan a proteger de la gonorrea, sífilis, micoplasmas, clamidia, tricomoniasis, herpes simpiex y el SIDA.*3,7-17

* Rosenberg MJ, Davidson N, Chen JH, Judson FN, Douglas JM. The effect of bamer contraceptives on sexually transmitted diseases in women: A comparison of female-dependent methods witb condoms 1991;23 pigs. Documento no publicado.

Es difícil valorar la eficacia del condón en la prevención de enfermedades sexualmente transmisibles (ETS), debido a varios problemas, entre los que están: a) los agentes que las causan tienen diversa infectividad; b) la mayoría de los estudios se realizan entre personas con frecuentes prácticas de riesgo; c) existen diversos cofactores que intervienen para que alguien se infecte; d) la mayoría de las investigaciones no son a gran escala.

Pese a estos problemas es posible hacer un análisis de la información, mismo que se resume a continuación.

Estudios con modelos experimentales

En un estudio de la Food and Dmg Administration (FDA), se probaron 89 condones de látex en un sistema diseñado para medir el paso de partículas virales en condiciones similares a las que suceden durante una relación sexual; concluyeron que el condón reduce diez mil veces la transferencia de fluido, por lo cual disminuye significativamente el riesgo de la transmisión del VIH, aunque no lo elimina completamente.18

En otro estudio, realizado en Bélgica con un modelo experimental que reproducía condiciones de presión intema que pueden suceder durante una relación sexual humana, se observó que sólo había paso de vims en condones de tejidos de animales y no en los de látex. Además se vio que el VIH era inactivado por alguna sustancia del condón, que no se logró identificar.19

Asimismo, un grupo de investigadores de la FDA, Baxter Health and Biocon probó otro modelo experimental, en el que se observó que la cantidad de virus que pasan a través del condón de látex depende de varios factores, como: la unión de partículas virales al material del condón; la inactivación viral; la unión a las proteínas de los filtros, o diferencias de penetración debidas al tipo de vims que se está utilizando en el modelo. Los investigadores encontraron también que un candidato estable para probar estos modelos, en relación al VIH, es el virus Yx174.20

Estudios epidemiológicos y de seroconversión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un análisis donde se combinaron datos de nueve estudios publicados. Se observó que los usuarios de condones tenían dos tercios menos del riesgo de contraer gonorrea, tricomoniasis o infección por clamidia que los no usuarios. En ese mismo análisis, se descubrió que los usuarios de condones tienen un riesgo relativo de contrael VIH del 0.4, o sea menos de la mitad del riesgo a que se exponen los no usuarios.21

En informes publicados en varios países, se encontró que la posibilidad de infección del VIH disminuía considerablemente entre las personas que usaban condón, al compararla con la de las que no lo hacían. Por ejemplo, un riesgo del 3.43 por ciento disminuyó al 0.74 por ciento;15 de un 71.43 a 46 por ciento;13 de un 2.38 a 0.72 por ciento;22 y de un 85.7 a 10 por ciento.12 En síntesis de estos estudios se desprende que el riesgo de infección disminuyó de 1.5 a 8.5 veces en los que usaron condón, contra los que no lo usaron.

Las personas que padecen otras enfermedades que padecen otras enfermedades de transmisión sexual, especialmente las que causan úlceras genitales -sífilis, herpes, chancroide-, tienen una probabilidad de dos a siete veces mayor de infectarse con el VIH que quienes no las han tenido.23-27

Cabe señalar que se ha demostrado que el uso adecuado y sistemático del condón sí protege; en cambio, el uso adecuado pero no sistemático no protege completamente. En un estudio realizado en 563 parejas heterosexuales estables de personas con VIH/SIDA, 24 de ellas no se infectaron al usar de manera sistemática el condón, pero sí se infectaron 44 que lo usaron de manera no sistemática.28 En otro estudio en el cual se trabajó durate 2.2 años con 53 parejas hombre-mujer, donde uno ellos tenia VIH/SIDA, sólo ocho personas resultaron infectadas. El uso del condón disminuyó la seroconversion de las parejas sexuales de pacientes con VIH, de una manera significativa. En todas las parejas que se infectaron influyó de manera importante la ingestión de alcohol en la decisión de los varones para no utilizar el condón. Se encontró que la tasa de transmisión del virus en un contacto sexual sin protección fue en hombres de 1/286 y en mujeres de 1/350.29

En un estudio realizado en Rwanda en 1986, se elaboró un programa para promover el uso del condón entre reclutas militares; durante su aplicación, que incluía la distribución de condones, disminuyó la incidencia de enfermedades de transmisión sexual de 12 por ciento a sólo 5 por ciento. Asimismo en Zaire, en un estudio entre prostitutas donde se promovía el uso del condón, disminuyó la incidencia de VIH del 18 al 13 por ciento.30 en otro estudio realizado en el mismo país entre parejas del personas infectadas con VIH, y con un seguimiento de 2.2 años, hubo seroconversión en dos de 23 hombres y seis de 30 mujeres, con una tasa de cuatro a nueve casos por 100 personas al año. El uso del condón fue menor entre los que se infectaron: cinco contra 100 por ciento en hombres (p= 0.01), y de 25 a 67 por ciento en mujeres (p= 0.14).29

También en Zaire se realizó un estudio prospectivo en 149 parejas casadas, en las cuales uno de sus integrantes no estaba infectado y el otro tenía VIH-1; se realizó un seguimiento durante 382.4 personas/año. Inicialmente, solo el cinco por ciento de las parejas usaba condón y después de la intervención el 70.7 por ciento lo usaba en todas sus relaciones sexuales. Hubo seroconversión en 3.1 por cada 100 personas/año de observación.31

En México el Instituto Nacional de Salud Pública en el Consejo Nacional para la Prevención y Control del SIDA y cuatro hospitales de la Ciudad de México realizó un estudio de seguimiento de 239 parejas heterosexuales de personas con VIH/SIDA. Se compararon las características de las parejas discordantes con las concordantes, tratando de determinar los riesgos asociados a una mayor posibilidad de adquirir VIH; de 154 personas seronegativas que se siguieron durante tres años, tres mujeres tuvieron seroconversión, lo cual representó una tasa de 7.5 x 100 000 días/personas. No se identificaron factores de riesgo para la transmisión entre los hombres. En las mujeres se detectaron riesgos significativos ante la presencia de leucorrea, con una razón de momios (RM) de 2.2, así como en úlceras genitales (RM 4.9). Con la información recolectada no se pudo encontrar asociación con el uso o no del condón.32

Estos estudios, aunque criticados algunos de ellos por el pequeño tamaño de la muestra y por problemas metodológicos, permiten concluir que, si bien no se puede afirmar que el condón tenga una eficiencia del 100 por ciento para evitar infecciones sexuales transmisibles, incluyendo SIDA, sí parece evidente que se aproxima mucho a esta cifra, cuando se usa correctamente y en forma sistemática.33

FALLAS DEL CONDÓN

En varios estudios se ha intentado cuantificar la tasa de falla del condón durante el coito.En uno llevado a cabo en dos prostibulos de hombres y uno de mujeres en Sidney, Australia, en 1988, se encontró una tasa baja: se rompieron tres de los 664 (0.5%) preservativos usados durante relaciones anales y cinco de los 605 (0.8%) usados en relaciones vaginales.

La posibilidad de ruptura de los condones informada en otros estudios fue del 0.5 por ciento para relaciones heterosexuales y del 3.6 al 10.5 por ciento en relaciones homosexuales.34,35

En un estudio realizado por Gregory Jay y colaboradores, se observó, a través de microscopía electrónica, la presencia de irregularidades en los condones de látex que podían favorecer la velocidad de deterioro secundaria a diversos agentes físicos y10 químicos y la salida posterior de partículas virales, sobre todo en condiciones de intenso estiramiento.36

Sin embargo, en la mayoría de los estudios se informan tasas bajas de falla, adjudicables a problemas de fabricación y de control de calidad de los condones. La mayoría se deben a errores que comete el usuario al utilizar este método de prevención. Por ejemplo, los lubricantes oleosos o la exposición al calor o a la humedad, favorecen la ruptura de los condones de látex. Durante la relación sexual, al no retirarse el hombre inmediatamente después de la eyaculación, se favorece el deslizamiento accidental del condón y la salida del semen. Es fundamental evitar estas condiciones y errores en el uso, para evitar fallas de los mismos.

La experiencia ha demostrado que, en parte, el éxito de los programas de planificación familiar se debe a que la responsabilidad sobre la reproducción la ha asumido la mujer y los principales métodos utilizados no interfieren con las relaciones sexuales, lo cual ha logrado disrninuirlas tasas de natalidad. Tomando en cuenta lo anterior, mientras el condón siga siendo sólo masculino y la mujer carezca de poder de negociación, su uso sistemático se mantendrá bajo.

Las posibilidades de la mujer de tomar decisiones o de actuar autónomamente se encuentran reducidas, debido a diversos obstáculos de orden psicosocial, cultural y jurídico, así como a las escasas opciones económicas que se le ofrecen y la consecuente dependencia de la pareja masculina.

Aunado a lo anterior, la utilización del condón en un contexto de prevención de enfermedades sexualmente transmisibles, se encuentra asociada a la desconfianza de la pareja y a la posibilidad de aceptar una realidad que frecuentemente se niega, como la infidelidad del compañero, lo cual dificulta aún más su negociación y uso.

En este sentido, cabe señalar que si bien tardaron mucho en desarrollarse, actualmente existen por lo menos tres diseños de condón femenino: uno de plástico (Reality, bolsa vaginal, Wisconsin Pharmacal) y dos de látex (Women's choice condom, MD Engineering; y Bikini, Ready Health Care).37 Para evaluarlo se han realizado diversas pruebas entre mujeres de varios países; se ha probado su alta eficacia en la prevención de ETS y VIH, la seguridad en su uso y la aceptación por parte de la mujer y del hombre.38

Actualmente el costo del condón femenino es tres veces superior al masculino; sin embargo, su uso presenta algunas ventajas como es una mayor protección genital, ya que además de cubrir mucosa vaginal y pene, abarca los genitales externos femeninos. Por otro lado, a pesar de que existen estudios que refieren que el varón no se dio cuenta de que la mujer tenía colocado un condón femenino (particularmente en estudios realizados en mujeres dedicadas a la prostitución), ésta no es una ventaja que se pueda generalizar, ya que una parte del condón sobresale de la vagina y además se ha notificado un sonido particular en el momento de la penetración, lo cual obliga a una negociación con la pareja.

Sobre el condón femenino, en México se realizó un pequeño análisis entre mujeres dedicadas a la prostitución en la capital del país; se observó que a pesar de existir una impresión inicial negativa, no hubo molestias físicas en la mujer y la reacción del cliente fue favorable; en ocasiones éste pagaba mayor cantidad de dinero para que la mujer lo volviera a utilizar.39 Al presente se requiere que, a la brevedad posible, se promueva su disponibilidad y uso, no como sustituto del condón masculino, sino como una opción más para la mujer, ya que la negociación sobre su uso con el varón se facilita al depender este método de la mujer. En Estados Unidos de Norteamérica y en Europa ya se encuentra disponible el condón femenino con los nombres comerciales de Reality y Femidom.

IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN DE LAS ETS EN EL CONTROL DEL SIDA

El SIDA es, a todas luces, una enfermedad sexualmente trasmisible, por lo que cualquier acción para prevenirla repercutirá en la prevención de otras ETS.

El padecimiento de una ETS que se manifieste con úlceras genitales, puede aumentar la transmisión del VIH, hasta 2.5 veces más en un solo coito. La mayoría de estas enfermedades son curables y se pueden prevenir. Por eso, es importante realizar el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de cualquier enfermedad causante de úlceras, tales como la sífilis y el chancro blando. Es por ello que las estrategias para diagnosticar y tratar las ETS bacterianas, paralelamente son preventivas del SIDA.

Se conocen más de 20 agentes patógenos que se propagan por contacto sexual: 11 bacterias, seis virus (incluyendo VIH), tres protozoarios y dos ectoparásitos; con esta base se puede concluir que las ETS son un grupo heterogéneo de enfermedades. Esto complica mucho el diagnóstico específico, por lo que la OMS propone un enfoque basado en "síndromes", en vez de agentes etilógicos específicos.

Debido a que la conducta determinante para que paciente adquiera una ETS es la misma que le puede acarrear la infección por VIH, es indispensable que cada vez que se diagnostique y trate una ETS se informe sobre HIV/SIDA y se promueva el uso del condón. Esto incluye que el paciente cuente con la información necesaria para usar un condón correctamente y que se le proporcione uno en la clínica o sepa dónde conseguirlo.

Por otro lado, investigaciones realizadas en zonas urbanas de México indican que los programas de información sobre SIDA no perjudican la imagen del preservativo como método de planificación familiar. Gracias a una campaña informativa de alto impacto y penetración, aumentó el conocimiento del preservativo como anticonceptivo y de prevención contra el SIDA. Ambos tipos de conocimiento estaban estrechamente reiacidnados.40

Entre las razones que refieren las personas para no usar condones, a pesar de realizar prácticas de riesgo, se encuentran: que piensan que la pareja puede no estar infectada; consideran que los condones realmente no funcionan; olvidan llevarlos; están demasiado avergonzados para hablar del asunto; tienen miedo de que la pareja se ofenda; se encuentran afectados por el alcohol y las drogas para recordar, querer o poder ponerse un condón; sienten que interfiere con las relaciones sexuales, disminuyendo la sensación y la espontaneidad.41 Pero también otros autores han informado que la falta de uso de condones se debe a que no hay autocontrol, por la embriaguez, las drogas o por la simple locura. El mundo no es tan sencillo y tras los impedimentos para usar el condón puede encontrarse un gran anhelo de amor o de cercanía.42 Cabe tomar en cuenta todos estos elementos en cualquier programa de promoción de condones.

Finalmente, debido a la estigmatización a la que se asocian las ETS y al inadecuado manejo de la información sobre sexualidad en los centros de salud, no todos los afectados solicitan la atención de este tipo de enfermedades y por cada persona que busca tratamiento para una ETS hay por lo menos otra persona más expuesta o infectada. Es necesario ofrecer espacios de atención donde las personas acudan con confianza, con la seguridad de contar con la confidencialidad y el respeto de su intimidad necesarios para favorecer la asistencia que requieren.

LA PROMOCIÓN DEL USO DE CONDONES

Para aumentar el uso de los condones es necesio instrumentar estrategias innovadoras, como puede ser la del mercadeo social, donde se busca crear un ambiente favorable a la aceptación de la información sobre condones, ideando una promoción apropiada para los públicos y venciendo diferentes obstáculos que dificultan su aceptación y uso.

No basta proporcionar información sobre los condones u ofrecerlos a bajo precio en todos los lugares posibles, si antes no se toman en cuenta todos los factores que facilitan o dificultan su promoción. Algunos elementos a considerar son:
  • Fomento de la conciencia sobre los condones. Se debe promover una conciencia en los usuarios potenciales de condones, con información sobre el tema.
  • Eliminación de las barreras. Es fundamental conocer las barreras y los mitos existentes sobre el condón para tomarlos en cuenta en las estraegias que se seleccionen. Las barreras pueden ser psicológicas, sociales y estructurales
  • Mejoramiento de la disponibilidad de los condones. Existen diversos mecanismos para favorecer la disponibilidad de un producto que se está promoviendo, como podrían ser disminuir el precio, favorecer su distribución, aumentar su producción y desarrollar servicios de apoyo.
CONCLUSIONES

1. El condón, utilizado de manera correcta y sistemática constituye la única medida preventiva (aparte de la abstinencia y la fidelidad mutua) de que se dispone en la actualidad para evitar las ETS, incluyendo el SIDA.

2. La protección contra las ETS (incluyendo el VIH) que ofrece el condón, cuando es bien utilizado, es muy elevada; si bien no es absoluta, sí es cercana al 100 por ciento.

3. La educación sexual como estrategia de prevención de ETS y embarazos no deseados, es fundamental. Durante muchos años la educación sexual se ha limitado al aspecto reproductivo y a inspirar rechazo y miedo hacia la actividad sexual. Es necesario proponer e instrumentar programas de "educación sexual" que promuevan una sexualidad más sana y responsable, en donde el preservativo o condón sea parte integral de los mismos.

4. Si bien se argumenta que la educación sexual y la promoción del condón induce a relaciones sexuales tempranas y a mayor número de parejas sexuales, los datos obtenidos en diversos estudios demuestran lo contrario: cuando hay una adecuada educación sexual, el inicio de las relaciones sexuales se posterga, y cuando sucede es con mayores medidas preventivas, lo que demuestra una mayor responsabilidad. Como escribe Magic Johnson en su libro Tu puedes evitarlo (el mejor manual para prevenir el SIDA que se ha publicado): "Si no tienes la madurez para comprar un condón, es decir si te da pena, no tienes la madurez para tener una relación sexual".

5. A pesar de la resistencia de diversos sectores de la sociedad ante la promoción del condón, es necesario llevarla a cabo, pues se trata de un asunto de vida o muerte.

6. El uso del condón es un método de prevención de enfermedades sexualmente transmisibles y no un método para aumentar la sensibilidad sexual y el erotismo, por lo cual la sensación nunca será la misma. Es necesario aprender a "sentir con el condón", para evitar la idea de que en uso interfiere y enfria la relación sexual.

Referencias

1. Potts M, Shor R. Condoms for the prevention of HIV transmision: Cultural dimensions AIDS 1989;3(suppl1):s259-63.
2. Bautista JC. Dígale cómo no al condón. Cuadernos Los universitarios (Tercera época) 1991;29:27.
3. Population Reports. Condones - Ahora más que nunca. Population Reports September 1990, Serie H, Número 8.
4. Piripiri L, Doppagne A, Hassing SE, Moore M, Bertrand WE. Contraceptive utilization in and out of the marital setting implications for the transmission of HIV in Kinshasa. V International Conference on AiDS. Montreal, June 1989:abstract Th. E.P.1.
5. Uribe P, Hernández M, De Zalduondo B, Lamas M, Hernández G, Chávez Peón F et al. HIV spreading and prevention strategies among female prostitutes. VII International Conference on AIDS. Florence, 16-21 June 1991:abstract W.C 3135.
6. Global Program on AIDS. 1991 Progress Report. Geneva: World Health Organization, 1992;42.
7. Austin H, Louv WC, Alexander WJ. Acase-control study of spermicides and gonorrheae. JAMA 1984;251(21):2822-2824.
8. Barlow D. The condom and gonorrheae. Lancet 1977;2(8042).811-812.
9. Cates C (Jr), Stone KM. Reproductive tract infections and contraceptive use/safety. Prepared for: Internationd Women's Health Coalition. Bellagio, Italy: Apr. 29 -May 3,1991.
10. Darrow WW. Condom use and useeffectiveness in high risk populations. Sex Transm Dis 1989;16(3):157-160.
11. Fischl M, Fayne T, Flanagan S, Stevens R, Fletcher M, Lavoie Let al. Seroprevalence and risks of HIV infected spouses of persons infected with HIV. 4th International Conference on AIDS. Stockholm: Sweden, Jun 13-16 1988.
12. Fischl MA, Dickinson GM, Scott GB, KIimas N, Fletcher MA et al. Evaluation of heterosexual partners, children and household contacts of adults with AIDS. JAMA 1987;251:640-644.
13. Ngugi EN, Plummer FA, Simonsen JN, Cameron DW Bosire M, Waiyaki P et al. Prevention of transmission of human inmunodeficiency virus in Africa: Effectiveneces of condom promotion and health education among prostitutes. Lancet 1988;2(8616):887-890.
14. Oberle MW, Rosero Bixby L, Lee FK, Sánchez-Braverman M, Nahmias N, Guinan ME. Herpes simplex virus type 2 antibodies; high prevalence in monogamous women in Costa Rica. Am J Trop Med Hyg 1989;41(2):224-229
15. Roumeliotou A, Papoutsakis G, Kallinikos G, Nestoridou K, Papaevangelou G. Prevention of HIV infection in Greek registered prostitutes. A five year study. 6th International Conference on AIDS 1990, Volume 3, San Francisco, Ca. Jun 20-21.
16. Sepúlveda J, Avila C, Dickenson E, Hernández M. Kankl PJ, Nazar A. HIV transmission among heterosexual couples in Mexico. 5th Intemational Conference on AIDS: The scientific and social challenge. Montreal: Quebec, Jun 4-9;1989.
17. United States Centers for Disease Control. Antibody human inmunodeficiency virus in female prostitutes MM WR 1987;36(11):157-161.
18. Ronald F, Carey PhD, William A, Herman Bsee et al Effectiveness of latex condoms as a barrier to human inmunodeficiency virus-sized particles under conditions of simulated use. Sex Transm Dis 1992;19(4)230-234.
19. Van de Perre P, Jawbs D, Goldberger S. The la condom, an efficient barrier against sexual transrssion of AIDS related viruses. AIDS 1987;1(1):49-5
20. Lytle C, Tmscott W, Budan AP, Venegas L, Routson LB, Cyr WH. Important factors for testing barrier materials with sunogate viruses. Appl Env Microbiol 1991;57(9):2549-2554.
21. Rosenberg M, Hill HA, Friel PA. Spermicides and w doms for the prevention of HIV and condoms for prevention de HIV and other sexually transmitted diseases. Strategies for Viricide Research Meeting. World Health Organization. Marzo 28 1990.
22. Detels R, English P, Visscher BR et al. Seroconversion sexual activity, and condom use among 2 915 HIV seronegative men followed for up to 2 years. Sex Transm Dis 1989;2(1):77-83.
23. Cameron DW, D'Costa U, Ndinya-Achola JO, Piol P. Plummer FA. Incidence and risk factors for female to male transmission of HIV. 4th International Conference on AIDS, Book 1, Stockholm: Sweden, Jun 13-16 1988275
24. Greenblatt RM, Lukehart SL, Plurnmer FA et al. Genital ulceration as a risk factor for human immunodeficiency virus infection international Conference of AIDS, The scientific Social Challenge. Montreal Quebec, Jun 4-9,1989:174.
25. Plummer FA, Pepin J, Maitha G, Moss G, Ndinya Achola J, D'Costa L. HIV-1 infection in  sexually exposed women: Riskfactors for prevalent and incident infections. 5th International Conference on AIDS The Scientific Social Challenge. Montreal, Quebec, jun 4-9 1989:113.
26. Simonsen JN, Cameron DW, Gakinya MN et al Human immunodeficiency infection among men with sexuallu transmitted diseases: Experience from a center in Africa New Engl J Med 1988;319(5):274-278.
27. Simonsen JN, Plummer FA, Ngugi EN et al. HIV infection among lower socioeconomic snata prostitutes in Nairobi. AIDS 1990;4(2):139-144.
28. European Study Group on Heterosexual Transmission of HIV. Comparison of female to male to female transmission of HIV in 563 stable couples. Br Med J 1992;384:809-13.
29. Allen S, Tice J, Van de Perre Petal. Effect of serotesting with counselling on condom use and seroconversion among HIV discordant couples in Africa. Br. Med J 1992;304:1605-1608.
30. World Health Organization. AIDS Prevention does work Ginebra: WHO 44,1992.
31. Kamenga M, Ryder RW, Jingu M et al. Evidence of market sexual behavior change associated with low  HIV-1 seroconversion in 149 married couples with discordant HIV-1 serostatus: Experience at an HIV counselling center in Zaire. AIDS 199S;5(1):61-7.
32. Hernández-Avila M, López Carrillo L, Orozco-Rivadeneyra S, Vandale S, Hemández G. Transmisión del VIH entre parejas heterosexuales de la Ciudad de México. Cuaderno de Trabajo del IV Congreso Nacional de Investigación en Salud Pública. México: INSP, 1993:66
33. Estébanes P, Nájera R. Virus de la inmunodeficiencia humana y uso de condones Pub Of Seisida 1992;3(4):189-93
34. Richters J, Donovan B, Gerofi J, Watson L. Low condom breakage ratesin commercial sex. Lancet 1988;2:1487-1488.
35. Golombok S, Sketchley J, Rust J Condom failure among homosexual men. AIDS 1989;2:404-409
36. Jay G, Drummond E, Lane B. Altered surface character of stretched condom latex. Contraception 1992;45(2):105-110.
37. Choice of contraceptives. The Medical Letter 1992; 34(885):111-114.
38. FHI. Female condom new barrier device soon to be available. NETWORK 1991;12(2):18-27.
39. Ortiz V, Kaufmamn J, Uribe P, de Caso LE, Hernández-Avila M. The acceptability of female condoms among cornmercial sex workers in Mexico city. VIII International Conference on AIDS. Arnsterdarn, June 1992: abstract PoD 5647.
40. Stover J, Bravo M. El efecto del SIDA en conocimiento y actitudes acerca del preservativo como método de planificación familiar en ciudades mexicanas. Perspectivas Internacionales en Planificación Familiar 1991 (número especial):20-23.
41. Taylor C. Uso del condón. Prevención del SIDA e incremento del disfrute sexual. Institute for Advanced Study of Human sexuality, 1987.
42. Prieur A. Razones para la práctica continuada de sexo inseguro. 1er Simposio de Información y Comunicación sobre SIDA. Ixtapa: México, 16-20 octubre 1988.

Descargar artículoDescargar artículo en PDF

Descargar artículo

 

Instituto Nacional de Salud Pública
Av. Universidad 655
Col. Santa María Ahuacatitlán
62508 Cuernavaca, Morelos, México

Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000, página web: www.insp.mx, ISSN: 1606-7916, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203. Ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, Planta Baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000. Fecha de última modificación, 18 de julio de 2013. D.R. © Instituto Nacional de Salud Pública.