buscar
     

Necesidades de Salud Internacional


PROBLEMAS PRIORITARIOS DE SALUD EN LA FRONTERA MÉXICO-ESTADOS UNIDOS

Salud Pública Méx 1991; Vol. 33(4):356-359

Indice

Autores

HERBERT ORTEGA, M.C.1

(1) Director Ejecutivo de la Asociación Fronteriza Mexicano-Estadounidense de Salud.

Resumen

En este artículo se muestra una panoramica general de la relación entre migración y salud en la frontera México-Estados Unidos. Se presenta la metodología y resultados de las actividades del Proyecto CONSENSO, a través del cual se logró que el personal de salud a nivel local y estatal en ambos países, identificara los problemas prioritarios de salud en el norte de México y el sur de Estados Unidos.

Palabras clave: salud internacional, migración y salud.

Abstract

This paper shows a general scope of migration and border health in the US-Mexico border. Project CONSENSO'S methodology and the results founded by the local and state health personnel are presented. This activity enabled health personnel from both countries to identify the most relevant health problems at the Northern and Southern us and Mexico border.

Key words: international health, migration and health


Solicitud de sobretiros: Dr. Herbert H. Ortega, Director de la Asociación Fronteriza Mexicano-Estadounidense de Salud 6006, N. Meza, Suite 600, El Paso,Texas 79012.

Introducción

NO EXISTE OTRA frontera en el mundo entre dos naciones que tenga tanta variación en su economía, cultura, política y salud como la de México y Estados Unidos, y sin embargo tan dependientes una de la otra. 
 
Formada por límites naturales y convencionales, la frontera se extiende poco mas de 3 100 kilómetros de este a oeste, y está integrada por diez estados, cuatro en el lado norteamericano (Arizona, California, Nuevo México y Texas) y seis en el lado mexicano (Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas).

Las condiciones de salud son únicas, diferentes a las que se presentan en el resto de cada uno de los dos países; es una zona de transición entre un país desarrollado y uno en desarrollo, en la cual las primeras causas de mortalidad son una mezcla de enfermedades crónico degenerativas e infecciosas.

ANTECEDENTES

Los condados del sur de los Estados Unidos son conocidos por sus características similares a las de un país en desarrollo, como son la escasez de agua potable y drenaje. Los asentamientos del norte de México, están, en general, en mejores condiciones que los asentamientos del resto del país; sin embargo, presentan problemas similares a los del lado estadounidense, pero más acentuados.

El alto índice de pobreza existente en ambos lados de la frontera, que afecta a un alto porcentaje de la población, se refleja en la baja calidad de vida debida a la falta de agua potable, drenaje, educación y transporte, y a las altas concentraciones demográficas en las zonas marginadas.

La población conjunta de los estados fronterizos de México y los Estados Unidos fue estimada en 64.4 millones de habitantes para 1988.1 El crecimiento natural de los estados mexicanos fue de 2.0 por ciento en el periodo 1986-1988, siendo menor en los municipios fronterizos. En los estados fronterizos de sur de Estados Unidos, el crecimiento natural fue de 1.7 por ciento, pero en los condados fronterizos el crecimiento natural fue mayor.1

En la frontera norte de México, el 36 por ciento de la población es menor de 15 años y en la frontera sur de Estados Unidos el mismo grupo representa el 23 por ciento del total de la población. El grupo de mayores de 65 años es tres veces mayor en el lado estadounidense (10.7%) que en el lado mexicano (3.9%).

La franja fronteriza es influenciada por un movimiento poblacional temporal y permanente.1 En Estados Unidos se presenta un crecimiento rápido favorecido por el aumento de personas jubiladas que buscan en el sur del país un mejor clima para vivir. El incremento en el número de plantas maquiladoras en el lado mexicano ha traído como consecuencia la migración del centro y sur de México hacia el norte de población economicamente activa.

El fenómeno migratorio en los estados fronterizos de Estados Unidos fue de 1.7 por ciento en el periodo 1987-1988. En este mismo periodo el crecimiento migracional para las entidades federativas mexicanas fue de 4.5 por ciento en promedio. Sin embargo, existen zonas donde el crecimiento es mas alto; por ejemplo, de 1975 a 1985 en el Condado de El Paso, Texas, el crecimiento fue de 32por ciento y en Ciudad Juárez de 134 por ciento durante el mismo periodo.2

La constante migración hacia la frontera México-Estados Unidos ha superado las expectativas de crecimiento de las ciudades y ha traído como consecuencia un aumento en el número de personas que viven en "colonias", que son asentamientos dispersos no incorporados a las zonas urbanas. Estas comunidades, en su mayoría, carecen de servicios públicos, como agua potable y drenaje.

En el lado estadounidense, la mayoría de estas "colonias" se encuentran en la frontera de Texas. En 1988 se estimó que más de 110 000 personas vivían en 600 de estas "colonias" en el estado de Texas.3 Estudios realizados por el Departamento de Salud de Texas entre la población habitante de las "colonias" mostraron que solo 30 por ciento de los menores de 5 años en el Valle bajo del Río Grande y alrededor del 9 por ciento en el condado de El Paso estuvieron inmunizados adecuadamente.

En el lado mexicano, la multiplicación de estas "colonias" o áreas marginadas se ha visto influida principalmente por la migración generada en busca de oportunidades de trabajo en la industria maquiladora.4 La frontera mexicana se caracteriza por tener la tasa de desempleo más bajas del país, llegando en algunas ciudades a ser menor a 0.5 por ciento.

La tasa general de natalidad en la frontera norte de México pasó de 31.4 por 1 000 en 1983 a 23.7 por 1 000 en 1988. La natalidad en la frontera sur de los Estados Unidos no sufrió cambios significativos.

El cuidado prenatal es bajo en los estados fronterizos de Estados Unidos en comparación con el resto del país. En California, en el 5.4 pr ciento de los nacimientos, la madre recibió cuidado prenatal tardío o no lo recibió; en Arizona esta cifra fue de 7.7, en Texas de 11.0 y en Nuevo México de 13.4.5 En algunas ciudades fronterizas de México el porcentaje de mujeres que no recibe cuidado prenatal adecuado es hasta de un 60 por ciento.

Al comparar la mortalidad en ambos países se encontró que es similar en el grupo de 15 a 24 años. En el resto de los grupos la mortalidad es mayor en el lado mexicano, y esto se acentúa en las edades extremas de la vida (menores de un año y mayores de 65). Las principales causas de muerte general para ambos lados de la frontera son las enfermedades del corazón, tumores malignos y enfermedades cerebrovasculares.

Además de las enfermedades crónicas como causa importante de muerte, cabe mencionar que en el lado mexicano también se presenta una elevada mortalidad por enfermedades infecto-contagiosas intestinales y respiratorias agudas, que son la principal causa de muerte en los menores de cinco años. En el lado estadounidense, las muertes por enfermedades infecto-contagiosas alcanzan el quinto lugar en mayores de 65 años, donde la principal causa de muerte son las neumonías.

La información estadística presentada anteriormente permite conocer en forma general la situación de salud de la frontera común de los dos países y hacer comparaciones aun cuando los sistemas de salud son diferentes. Sin embargo, es igualmente importante conocer las preocupaciones por parte de los propios participantes del Sector Salud, algunas de ellas sin relación alguna con lo que podría llamarse un análisis estadístico.

Material y Métodos

Con el fin de conocer las prioridades de salud que el personal de salud percibía a nivel local y estatal, se realizaron cuatro conferencias regionales de CONSENSO en el periodo comprendido de enero a marzo de 1991. Estas conferencias se celebraron en San Diego, California, Tucson, Arizona, El Paso y Harlingen, Texas. A cada una de estas conferencias asistieron un promedio de 50 personas representando agencias de salud, y organizaciones públicas y privadas de los estados fronterizos de México y Estados Unidos.

Para alcanzar los objetivos de proyecto CONSENSO, se seleccionó la técnica de Resultados/Métodos/Recursos (RMR). La técnica RMR fue desarrollada por la Corporación Rand para la toma de decisiones, con un enfoque sencillo, realista y orientado a resultados. Las conferencias se desarrollaron en forma estratégica usando un acercamiento simple pero que produce resultados comprobados.

Para facilitar la dinámica de las reuniones se seleccionó y entreno a personal de salud vountario bilingue que conociera la problemática y características muy específicas de la frontera. Estos facilitadores participaron en cada uno de los grupos de trabajo que se formaron en las reuniones regionales.

Cada reunión regional produjo los resultados, métodos y contenidos esperados, y en cada una de ellas se seleccionaron aquellas preocupaciones que se consideran binacionales. Finalmente, los participantes seleccionaron las prioridades para su región.

Resultados

Las prioridades identificadas por profesionales de la frontera varían según la región. Por ejemplo, el área de San Diego, California-Tijuana, Baja California, confronta distintas necesidades de salud que el área de Brownsville, Texas-Matamoros, Tamaulipas. Pero a pesar de sus diferencias también comparten características similares.

A continuación se presentan las prioridades binacionales identificadas en cuatro regiones de la frontera. Es importante señalar que la lista no tiene un orden jerárquico.

CALIFORNIA-BAJA CALIFORNIA

1) Administración de políticas de salud, 2) salud mental, 3) SIDA, 4) inmunizaciones, 5) educación en salud/promoción/prevención de enfermedades, 6) salud y saneamiento ambiental, 7) salud ocupacional/control de lesiones, 8) epidemiología y estadísticas vitales/intercambio de información, 9) farmacodependencia, 10) enfermedades infecciosas, 11) enfermedades crónicas/prevención de accidentes, 12) acceso a servicios de salud para población indigente y 13) salud materno-infantil.

ARIZONA-SONORA

1) Accidentes y violencia, 2) capacitación de personal de salud, 3) atención primaria a la salud, 4) sistemas de servicios en la frontera, 5) enfermedades transmisibles, 6) prestación de servicios de salud, 7) farmacodependencia, 8) promoción de la salud, 9) salud ambiental, 10) salud materno-infantil, 11) salud mental, 12) salud ocupacional y 13) vigiancia epidemiológica.

NUEVO MÉXICO Y EL OESTE DE TEXAS CON CHIHUAHUA

1) Atención primaria a la salud, 2) administración de políticas en salud, 3) desarrollo de recursos humanos, 4) educación en salud/promoción/prevención de enfermedades, 5) emergencias y desastres, 6) farmacodependencia, 7) enfermedades crónicas/prevención de accidentes, 8) epidemiología y estadísticas vitales/intercambio de información, 9) nutrición, 1 0) SIDA, 11) salud y saneamiento ambiental, 12) salud materno-infantil, 13) salud ocupa¬cional/control de lesiones y 14) salud mental.

ESTE DE TEXAS Y LOS ESTADOS DE COAHUILA, NUEVO LEÓN Y TAMAULIPAS

1) Atención primaria a la salud, 2) administración de políticas de salud, 3) desarrollo de recursos humanos, 4) educación en salud/promoción y prevención de enfermedades, 5) prevención de accidentes, 6) farmacodependencia, 7) nutrición, 8) salud y saneamiento ambiental, 9) salud materno-infantil, 10) salud ocupacional/control de lesiones, 11) salud oral, 12) zoonosis/rabia y 13) violencia familiar.

Como se puede observar, algunas de las prioridades de salud son propias a cada región fronteriza, pero seis de ellas son comunes en toda la frontera: 1) farmacodependencia, 2) salud materno-infantil, 3) salud ocupacional, 4) atención primaria a la salud, 5) salud y saneamiento ambiental y 6) educación en salud.

CONCLUSIONES

De la información anterior se puede observar que ambas fronteras son considerablemente distintas al resto de sus respectivas naciones. También se pueden notar las similitudes a lo largo de dos países donde la población se comporta casi como una cultura sui generis.

Es interesante destacar que la actividad cotidiana que ocupa a los prestadores de servicios de salud no necesariamente corresponde a las condiciones indicadas por las estadísticas mencionadas.

Si bien es cierto que a lo largo de la frontera existen problemas comunes es importante respetar las diferencias que predominan en algunas de las regiones.

La realidad fronteriza, de la cual se han presentado sólo algunos aspectos, requiere que las decisiones, los recursos y la normatividad en asuntos de salud se elaboren dentro de los patrones esotéricos de las dos fronteras.

Referencias

1. Anónimo. Estadísticas de la Frontera México-Estados Unidos. Washington, D.C.: OPS, 1990.
2. Border Health Conference Proceeding, agosto 23-24, 1989. El Paso, Texas: Texas Medical Association, 1989.
3. Anónimo. Health care availabiity in the Texas-Mexico border area. Washington, D.C.: US General Accounting Office, 1988.
4. OPS. El Paso, Texas: Informe de Abuso de Substancias. Washington, D.C.: OPS, 1989.
5. Anónimo. The health of America's children, maternal and child health data book. Washington, D.C.: Chidren's Defense Fund, 1988.

Descargar artículoDescargar artículo en PDF

Descargar artículo

 

Instituto Nacional de Salud Pública
Av. Universidad 655
Col. Santa María Ahuacatitlán
62508 Cuernavaca, Morelos, México

Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000, página web: www.insp.mx, ISSN: 1606-7916, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203. Ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, Planta Baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000. Fecha de última modificación, 18 de julio de 2013. D.R. © Instituto Nacional de Salud Pública.