buscar
     

Artículos Originales


EDUCACIÓN SUPERIOR EN SALUD

EDUCACIÓN EN SALUD PÚBLICA: 2005. PROSPECTIVA PARA LA PLANEACIÓN ESTRATÉGICA, AVANCES Y PERSPECTIVAS.

Salud Pública Méx 1990; Vol. 32(1):88-97

Indice

Autores


CARDOZO BRUM, MYRIAM, C.P.,(1) HERNÁNDEZ TEZOQUIPA, ISABEL(2) LEAL GUERRERO, RENÉ

(1) Directora de Programas Académicos. ESPM (1988).
(2) investigador ESPM. Departamento de Sociología.

Resumen

Desde agosto de 1987 se está realizando un trabajo sobre prospectiva y planeación estratégica de la enseñanza en salud pública para el año 2005, como un esfuerzo conjunto del Instituto Nacional de Salud Pública a través de la Escuela de Salud Pública, de la Sociedad Mexicana de Salud Pública y con la asesoría de la Fundación Javier Barros Sierra, A.C. En el articulo se analizan elementos de diferentes diagnósticos sobre formación de recursos humanos en el campo de la salud pública en México que constituyeron los antecedentes del trabajo de prospectiva de la educación en el área. Se plantean también las diferentes etapas que cubre el proceso de planeación estratégica en el campo, o sea: 1) prospectiva para la definición de necesidades de formación de recursos humanos; 2) definición de programas académicos; 3) diseño curricular de los anteriores. La primera tiene por objetivo definir los escenarios probables ydeseables en el campo de la salud pública y, más específicamente, de la educación en salud pública, con el fin de determinar las necesidades insatisfechas de formación de recursos humanos. Para alcanzar este objetivo, es necesario desarrollar las siguientes fases: 1) selección de variables y eventos portadores de futuro que integrarán el trabajo; 2) definición de magnitud, probabilidad, periodo de ocurrencia y deseabilidad de los eventos portadores de futuro; 3) diseño de los escenarios; 4) selección de los escenarios más probables y deseables. Es importante destacar que con este trabajo no se tiene la pretensión de descubrir el futuro, sino de anticipar los distintos escenarios que pudieran presentarse de manera de incidir y facilitar así la toma de decisiones. Por último, el artículo comenta los avances realizados a la fecha, ubicándonos en el momento actual en la fase de diseño de escenarios de la etapa de planeación prospectiva, y plantea las perspectivas para la finalización del trabajo a corto plazo.

Palabras clave: planeación estratégica. Planeación prospectiva, Salud Pública en México. Educación en Salud Pública en México
 

Abstract

The programe of Master of Arts in Public Health, one of the academic programmes of the School of Public Health of Mexico, has been through a continous process of assessment and redesign since january 1988. This process is based on the following aspects: diagnosis of the general academic situation in 1985; redefinition of the Schools' objetive; design of the academic and administrative modernization process; creation of the area of Academic Programmes, and development of a proyect on Prospective Planning in Education in Public health to 2005. The first diagnosis of the programme showed problems within the sequence and integration of its curricular contents as well as a lack of coherence between the objetives established and the expected graduates profile. Matters such as population and environmental health were almost not considered. Through on active participation of the whole faculty, a first redesign of the programme was done. After its implementation the programme went into an evaluation process, which showed that most of the problems were solved. The remaining were eliminated through another asessment process, which final outcame was the 1989 program. As it can he seen, the programme has been going through a continuous process of review and updating. The next phase within this process will come one the proyect on Prospective Planning in Education in Public Health to 2005 is finished.

Key words: strategic plannmg. prospective planning, public health in Mexico. piblic health education in Mexico

Solicitud de sobretiros: Mtra. Myriam Cardozo Brum, Dr. Fco. de P. Miranda 177 6° piso. Unidad Plateros. CP 01480, México, D.F.

Introducción

DESDE AGOSTO DE 1987 se está realizando un trabajo sobre prospectiva y planeación estratégica de la enseñanza en salud pública para el año de 2005, como un esfuerzo conjunto del Instituto Nacional de Salud Pública a través de la Escuela de Salud Pública de MÉxico (ESPM), de la Asociación Mexicana de Educación en Salud Pública y con la asesoría de la Fundación Javier Barros Sierra, A.C.

Los elementos diagnósticos que motivaron la realización de este trabajo son:1

- La educación en la campo de la salud pública en México debe formar recursos humanos capaces de identificar las necesidades de atención a la salud, así como de proponer posibles soluciones.

- Esta tarea educativa, sin embargo, se ha modificado a lo largo del tiempo como resultado de las cambiantes necesidades de atención a la salud, de la mayor cornplejización de los sistemas de atención a la salud, así como de los avances en el terreno científico y tecnológico.

- En México la educación en salud pública a nivel de posgrado se imparte desde 1922 por la Escuela de Salud Pública de México, así como por otras instituciones públicas y privadas tanto educativas como de servicios de salud, que ofrecen este tipo de programas a partir de las décadas de los 60 y los 70.

- La situación actual de la formación de recursos humanos en salud pública refleja un crecimiento acelerado en el número de instituciones y programas, así como una enorme dispersión de esfuerzos.2

- Algunos de los programas que se imparten actualmente se enfocan fundamentalmente a las necesidadaes de salud de la población, otros a las necesidades de los sistemas de salud, pero pocos contemplan aspectos generales de ambas problemáticas para definir sus programas.

- En los últimos años la formación de recursos humanos se ha diversificado mucho, ya que algunos programas responden a necesidades regionales concretas, en tanto que otros se enfocan a capacitar en tareas específicas perdiéndose con ello la visión integral del panorama nacional. De esta situación se deriva una gran heterogeneidad de perfiles y falta de concordancia entre los diferentes programas de posgrado,3 agravándose más este panorama por el gran desconocimiento de las necesidades de recursos humanos en el campo, lo que repercute en diagnósticos que dan sólo una visión parcial de esta problemática.

Por otro lado, el CONACYT, en reciente análisis y evaluación de los programas de posgrado a nivel nacional, tanto en biología como en ciencias de la salud, concluye que: "el sistema de estudios de posgrado en salud pública se encuentra desvinculado de la problemática relevante del país, académicamente débil, poco productivo y de baja eficiencia terminal. En su estado actual, no garantiza la formación eficaz de investigadores de alto nivel, y sí en cambio tiende a formar personal dedicado a tareas burocráticas, siendo notable la falta de vinculación entre los diferentes programas y el ambiente hospitalario.4

Como conclusión general , se puede decir que es deseable que las necesidades de salud de la población y de los sistemas de atención a la salud orienten la formación de recursos humanos, como punto de partida para realizar una planeación estratégica que prevea la situación actual y futura que enfrentará el país en esta materia.

Material y Métodos

El objetivo general de la planeación estratégica es generar información que permita inferir las necesidades de formación de recursos humanos en el campo de la salud pública que sean orientadoras en la definición y diseño de los programas académicos en este campo.

Como un medio para llevar a cabo este tipo de planeación estratégica se planteó la posibilidad de realizar un ejercicio de prospectiva, entendiéndolo como un quehacer que intenta, con metodología científica, definir una visión del futuro deseado y una especificación de los futuros factibles que, conjuntamente, forman lo que podría llamarse un plan idealizado, que se transforma en programas y políticas más operacionales en los siguientes pasos de la planeación.5


Para su realización, se ha considerado importante la intervención de expertos involucrados directamente en actividades de docencia, investigación y servicio en diferentes instituciones y niveles jerárquicos, tanto de nivel central como estatal, con objeto de lograr una combinación que permita una visión más clara de los problemas que tendrán que enfrentar los profesionales en el campo de la salud pública.

Este ejercicio de planificación estratégica se realiza en las instalaciones de la ESPM, y ha sido diseñado en tres etapas (figura 1):



Cada una de estas etapas contiene a su vez diferentes fases para su desarrollo, en las cuales participan diferentes comités de expertos.

La etapa I, ejercicio de prospectiva para definición de necesidades de formación de recursos humanos para la salud pública, tiene como objetivo:

Definir escenarios probables y deseables en el campo de la salud pública y, fundamentalmente, de la educación en esta área para los que se puedan inferir las necesidades de formación de recursos humanos.


Esta etapa consta de las siguientes fases:

a) Selección de variables y eventos portadores de futuro para el diseño de escenarios.
b) Definición de magnitud, probabilidad, fecha de ocurrencia y deseabilidad de los eventos portadores de futuro.
c)  Diseño de los escenarios.
d)  Selección de los escenarios con mayor probabilidad de presentarse.

En la figura 2 se esquematizan estas fases para mostrar cómo el diseño de los escenarios nos lleva a inferir necesidades de formación de recursos humanos en el campo de la salud pública.



La fase de selección y eventos portadores de futuro para el diseño de escenarios (Comité de Expertos "O") considera dos componentes fundamentales en el concepto de salud pública:

la detección de necesidades de salud y los sistemas de atención entendidos como respuesta social organizada a las necesidades anteriores inmersas en su contexto económico, político y social;6 en esta fase se seleccionan algunas variables que representan esta totalidad.


Por otro lado, se definen eventos portadores de futuro que se podrán presentar y que afectarían de alguna manera la tendencia natural de las variables que conforman el campo de la salud pública.


En la fase de definición de magnitud, probabilidad, fecha de ocurrencia y deseabilidad de los eventos portadores de futuro (Comité de Expertos "1"), se define la probabilidad de ocurrencia y fecha en que se considera se podrían presentar cada uno de los eventos portadores de futuro seleccionados en la fase anterior, así como su grado de deseabilidad.

Con base en los eventos portadores de futuro seleccionados y aceptados por los miembros del Comité de Expertos "1", que consideraron tienen más probabilidad de ocurrir en el periodo de tiempo contemplado en el estudio, la fase de diseño de los escenarios (Comité de Expertos "O") define el impacto que tendría cada uno de los eventos portadores de futuro sobre cada una de las variables seleccionadas. La adecuada combinación de los anteriores permite el diseño de escenarios posibles.


Por último, en la fase de selección de los escenarios con mayor probabilidad (Comité de Expertos "2") se eligirán aquellos que tengan, de acuerdo con la opinión de los expertos, la mayor probabilidad de ocurrencia.

En la etapa II, ejercicio de definición de programas académicos (Comité de Expertos "3") se buscará identificar con base en los escenarios seleccionados, las necesidades de formación de recursos humanos en el campo de salud pública: se definirán las necesidades de formación de recursos humanos y los programas académicos que se requieran.

Esta etapa está programada para diciembre del presente año (1988).


La etapa III, ejercicio de Diseño Curricular tiene como objetivo elaborar los programas de estudio con base en las necesidades de formación de recursos humanos en el campo de la salud pública detectados en el ejercicio de definición de los programas.

Esta etapa se llevará a cabo en 1989 con las siguientes fases: a) elaboración de la macro-retícula, b) elaboración de la meso-retícula, c) elaboración de la micro-retícula, en los que participará el Comité de Expertos "O" integrado por coordinadores y docentes de la Escuela de Salud Pública de México.

En la fase de elaboración de la macro-retícula, se diseñará el objetivo, perfil del egresado, campo y práctica profesional del mismo, así como el mapa curricular articulado a través de niveles de formación y ejes curriculares para cada uno de los programas académicos que se impartirán en la ESPM detectados en el ejercicio de prospectiva.

En la elaboración de la mesoretícula se definirán las unidades didácticas que conformarán el curriculum y se establecerán las relaciones entre las mismas.

La elaboración de la microretícula, consistirá en diseñar los contenidos de cada una de las unidades didácticas que conforman el plan de estudios. Asimismo se definirá el material bibliográfico de apoyo.

AVANCES REALIZADOS A LA FECHA

En el marco del proceso de modernización académica, la ESPM puso en marcha el proyecto de planeación estratégica y prospectiva de la educación en salud pública bajo la responsabilidad directa de la Dirección de Programas Académicos.

Esta elaboró un primer cronograma para el ejercicio, el cual se ha modificado en varias ocasiones ante la necesidad de ampliar su alcance e involucrar la mayor cantidad de expertos, incrementando la representatividad de las opiniones y sustentando con mayor solidez los resultados del mismo.

A continuación se describen los avances realizados en cada una de las fases planeadas.

DESARROLLO Y RESULTADOS DE LA FASE "A"

La fase "A" de la etapa "I", se inició con la identificación de variables y eventos portadores del futuro, agrupados en cuatro rubros: contexto, necesidades de salud, respuesta social organizada y práctica profesional.

La Dirección de Programas Académicos, con la asesoría de la Fundación Javier Barros Sierra, A.C., elaboró un listado de 38 variables y 41 eventos portadores de futuro, que constituyeron el punto de partida de la fase.

Este listado se sometió a consideración de Comités de Expertos, constituidos por personas de prestigio y experiencia en la docencia, investigación o responsabilidad directiva en el sector salud. Sin embargo, de un solo Comité "O" originalmente propuesto, se amplió posteriormente a seis, con el objetivo de ampliar la consulta, por lo que se les distingue alfabéticamente (figura 3).



Los listados anteriores se concentraron en dos instrumentos, uno para variables y otro para eventos portadores de futuro, los cuales fueron sometidos a consideración de los miembros de los Comités "O" para que, desde su punto de vista, plantearan qué variables debían tomarse en cuenta en el diseño de los escenarios y seleccionaran y priorizaran los eventos portadores de futuro con mayores posibilidades de suceder. Al cierre de cada consulta se abrió la discusión con objeto de conocer las opiniones y sugerencias de los expertos en relación con la metodología del ejercicio y de lograr el mayor consenso posible en cuanto a la respuesta de los instrumentos.

Para el comité "O" A y "O" B, se utilizaron los mismos instrumentos, aun cuando los resultados fueron distintos.

En el Comité "O" C, se excluyeron las variables y eventos portadores de futuro rechazados por los dos comités anteriores y se incluyeron los que la Dirección de Programas

Académicos aceptó de las propuestas ejecutadas por los asistentes a esos Comités.
En el Comité "O" D, se siguió el mismo procedimiento que en el Comité "O" C.

A partir de este momento, y ante la creciente incorporación de variables y eventos portadores de futuro que pudiera llevar la magnitud de información a un punto de difícil manejo, se optó por establecer un criterio distinto de selección.

Se dejó el consenso mayoritario como se venía procediendo y se adoptó un límite de selección para cada rubro de los considerados, asignándoles valores relativos a cada prioridad, de modo que la sumatoria de las respuestas con base en los valores máximos acumulados, permitiera la selección del número de variables y eventos portadores de fututro, previamente establecidos.

La definición de este criterio se realizó en consideración a que los asistentes de los Comités "O" E y "O" F, son quienes mayor calidad de juicio significan, por su posición y funciones en el sector; por lo tanto, la selección final de las variables y eventos portadores de futuro se efectuó con la sumatoria de los resultados parciales de los Comités "O" E y "O" F.

Después de la reunión de cada comité se elaboró un "resumen de resultados de la validación de variables y eventos portadores de futuro", que fue enviado a cada uno de los participantes en el comité respectivo.


Es importante destacar que de un total de 236 invitados a los distintos comités de esta fase, se contó con la respuesta positiva de 170 (72%), sea por asistencia personal, a través de representantes, o bien por remisión de instrumentos.

La actitud positiva y el interés por contribuir al desarrollo del ejercicio se mostró por la formulación de propuestas de variables y/o eventos portadores de futuro, que realizaron los participantes en esta fase. Si bien existió una disminución porcentual de los mismos según el avance de la fase, esto se explica por la depuración progresiva de los instrumentos respectivos.

El listado final seleccionado por los miembros de los comités "O" se compuso de 30 variables y 20 eventos portadores de futuro, rechazándose 24 y 21 respectivamente.

Las variables y eventos portadores de futuro aceptados fueron sometidos a un último análisis y acuerdo de consenso por un grupo ad hoc con el objeto de validar las primeras y cuantificar los últimos.


Los resultados obtenidos en dos sesiones de trabajo (una para las variables y otra para los eventos) fueron una lista de 25 variables aceptadas (anteriormente eran 30) cuya reducción obedeció principalmente a la fusión de algunas de las mismas, y otra de 18 eventos ya cuantificados de los cuales fue factible obtener información suficiente para la siguiente fase.

Entre las variables aceptadas en contexto tenemos las referidas a población, gasto social y gasto del sector salud. En las relativas a necesidades de salud aparecen indicadores de mortalidad, morbilidad, partos y esquemas de vacunación. En el apartado respuesta social organizada resaltan las variables referidas a la cobertura por instituciones y la disponibildad de médicos, enfermeras, epidemiólogos, administradores, así como el esfuerzo relativo realizado en medicina preventiva y curativa. Por último, dentro de práctica profesional, aparecen las variables referidas al tipo y nivel académico de los programas educativos en Salud Pública, Administración de Servicios de Salud, Epidemiología y otras áreas vinculadas y gastos en docencia e investigación en Salud Pública.

Entre los eventos aceptados en contexto destacan los referidos a niveles de inflación, deuda pública y desempleo. Para necesidades de salud resaltan los eventos vinculados a los incrementos de contaminación ambiental, desnutrición y problemas de salud mental. En respuesta social organizada aparece el incremento de la participación de las comunidades en los programas de salud así como el énfasis creciente en el desarrollo de programas para el primer nivel de atención, la creciente importancia atribuida a los servicios básicos (agua, drenaje, electrificación y transporte) y los avances de la descentralización en materia de administración del presupuesto. Dentro de práctica profesional se incluyen eventos relativos a fuertes crecimientos en las matrículas de estudios de posgrado en Salud Pública, Administración y Epidemiología, la creación de nuevos programas educativos en salud ambiental y el requerimiento de formación pedagógica para los docentes del campo.

DESARROLLO Y RESULTADOS DE LA FASE "B"

La fase "B" reunió a 20 expertos a quienes se les presentó un instrumento de consulta que reunía el listado de eventos portadores de futuro aceptados por los Comités "O" y validados por el grupo ad hoc para que determinaran, de acuerdo con su criterio y experiencia, la magnitud, periodo de ocurrencia, probabilidad de suceder y deseabilidad de su presentación.

Este instrumento se acompañó de un anexo estadístico con información relativa a los eventos con el fin de ayudar a los expertos a fundamentar su respuesta.

Al igual que en las reuniones de los Comités "O" se planteó la posibilidad de que el experto hiciera nuevas sugerencias no consideradas en el ejercicio y que a su juicio fuera importante incluir. También se procedió a abrir una discusión final que enriqueció sus contenidos y metodología.

Con los instrumentos contestados se procedió a sistematizar la información que permitió identificar claramente la concentración de opiniones con probabilidad mayor al 75 por ciento en relación con los restantes tres aspectos consultados.

Los resultados agrupados por periodos fueron los siguientes:

1988 -1990
Contexto

- La inflación será del 88.5 por ciento anual y es indeseable.
- La deuda se incrementerá en una magnitud del 40.5 y es muy indeseable.
- El desempleo crecerá con una magnitud del 35 por ciento sobre la tendencia actual y es muy indeseable.

Necesidades de salud

-La demanda de los servicios públicos de salud aumentará con un magnitud del 57 por ciento (opiniones muy divididas en cuanto a deseabilidad).

- Las principales cuencas del país incrementarán su grado de contaminación con una magnitud del 27 por ciento y es muy indeseable.
- El 31 por ciento de la población total de los mexicanos padecerá desnutrición de segundo y tercer grado y es muy indeseable.

Respuesta social organizada

- Ningún evento.

Práctica profesional


- Se requerirá que los docentes en el campo de salud pública hayan aprobado al menos un curso de formación pedagógica de 76 horas y es muy deseable.

1991 -1995
No presenta ningún evento

1996 - 2000


Contexto


- Ningún evento.

Necesidades de salud

- Ningún evento.

Respuesta social organizada

- El 93.5 por ciento de los estados de la República Mexicana administrarán autónomamente su presupuesto en salud y es muy deseable.
- Los tres niveles de gobierno ejercerán un 24.5 por ciento de su gasto presupuestal en agua, drenaje y transporte y es deseable.

Práctica profesional

- La matrícula de estudios de posgrado en salud pública crecerá en un 92 por ciento y es deseable.
- La matrícula de estudios de posgrado en administración de servicios crecerá en un 68 por ciento y es deseable.

2001 - 2005

Contexto


- La tasa de crecimiento poblacional se estabilizará en el 1.06 por ciento anual y es muy deseable.
- El número de habitanes en áreas urbanas tendrá un incremento del 91.5 por ciento y es muy indeseable.

Necesidades de Salud

- La demanda de atención a los servicios de salud mental se incrementará con una magnitud del 16.5 por ciento y es indeseable.

Respuesta social organizada

- Las comunidades aumentarán su participación en los programas intensivos de prevención a tal grado que permitirá el control de enfermedades objeto de estos programas y es muy deseable.
- Los programas del primer nivel de atención absorberán un 37 por ciento del presupuesto del sector y es muy deseable.

Práctica profesional

- La matrícula de estudios de posgrado en epidemiología crecerá en un 88 por ciento y es muy deseable.

Destacan aquí un par de elementos:

- La opinión de los expertos en el sentido de que los eventos se concentrarían a principios del periodo de estudio (1989-1990) o bien posteriormente al año 1996 y con mayor énfasis en el periodo 2001-2005.
- La concentración de eventos con alto grado de indeseabilidad en el primer periodo y la tendencia a pensar que los problemas tenderán a resolverse a partir de 1996 en que empiezan a predominar los eventos deseables y muy deseables.

Avances en la fase "c"

Paralelamente a la fase "B", se procedió a definir la matriz de impacto de los eventos analizados sobre las variables del ejercicio definidas en la fase anterior, de manera de poder pasar al diseño de escenarios posibles, momento en el que se encuentra actualmente el ejercicio.

PERSPECTIVA A CORTO PLAZO


El tiempo planeado de duración del ejercicio, como se ha venido señalando, se ha prolongado en beneficio del mismo, sobre todo al haber ampliado su alcance e involucrado a mayor cantidad de expertos, incrementando la representatividad de las opiniones y sustentando con mayor solidez los resultados del ejercicio, así como por el esfuerzo para validar la información base de los escenarios.

Se han recorrido exitosamente las fases más extensas (por el volumen de las consultas), y más difíciles (por la inexperiencia en el campo) que dejan una base fuerte para la conclusión de las siguientes etapas.

En más de un comité se ha sugerido que la metodología afinada por la experiencia en su aplicación y los resultados en el ejercicio, sean motivo de una comunicación específica al medio científico y de la educación. Sin afectar las siguientes etapas del ejercicio, se están tomando las providencias para poder cumplir con este compromiso, todo ello independientemente de la retroalimentación a los miembros de los comités consultados.

Restan por efectuarse las tareas más interesantes del ejercicio:

- El diseño de selección de los escenarios con mayor probabilidad de suceder;
- La definición de programas académicos; y
- El diseño curricular.


Como ya se comentó, se está trabajando actualmente con la primera de estas tareas, que corresponde a la tercera fase de la etapa I, con la intención de diseñar varios escenarios probables.


Estos serán presentados al Comité de Expertos "2", para su validación y selección, con la que se tendría acabada la etapa I.


La definición de programas académicos correspondientes a la etapa II, reunirá al Comité de Expertos "3", para que definan en el mes de diciembre las necesidades de formación de recursos humanos y los programas académicos que se requerirán en el marco del o de los escenarios seleccionados.


Se puede afirmar que 1989 será iniciado con las respuestas necesarias en el campo de salud pública con relación con:


- Las principales necesidades a que se enfrentan actualmente los recursos humanos en su práctica profesional.
- Los posibles escenarios futuros a mediano y largo plazo que fundamentarán una más adecuada toma de decisiones.

Estas respuestas nos permitirán proceder con optimismo al diseño de los programas académicos seleccionados que aseguran una formación adecuada de los recursos humanos, completando así la última etapa del proceso de planeación estratégica.

Referencias

1. ESPM, Dirección de Programas Académicos, "Descripción del Ejercicio", Documento Interno, México, 1987.   
2. Ruelas Barajas E., "La formación de recursos humanos en salud pública" ponencia presentada en la III reunión de Interrelación de Oficinas Centrales S.S.A. Taxco, Gro. Febrero, 1987.   
3. Ruelas Barajas E., Op. cit.   
4. CONACYT. "La educación superior en biología y ciencias de la salud en México" Ciencia y Desarrollo. Número Especial. México, Abril, 1987.
5. Sachs Wladimir M., Diseño de un futuro para el futuro. México, Centro de Investigación Prospectiva, Fundación Javier Barros Sierra, A.C.
6. Frenk Mora J., et. al. "Un modelo conceptual para la investigación en salud pública". En: Boletín de la Oficina.

Descargar artículoDescargar artículo en PDF

Descargar artículo

 

Instituto Nacional de Salud Pública
Av. Universidad 655
Col. Santa María Ahuacatitlán
62508 Cuernavaca, Morelos, México

Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000, página web: www.insp.mx, ISSN: 1606-7916, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203. Ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, Planta Baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000. Fecha de última modificación, 01 de julio de 2014. D.R. © Instituto Nacional de Salud Pública.