buscar
     

Artículos Originales


CAMBIOS EN LOS ÍNDICES DE CARIES DENTAL EN ESCOLARES DE UNA ZONA DE XOCHIMILCO MÉXICO: 1984-1992*

* Investigación parcialmente presentada en el V Congreso Nacional de Investigación en Salud Pública, II Congreso Internacional de Epidemiología. Cuernavaca, Morelos, México, 24-26 de enero de 1994.

Salud Pública Méx 1995; Vol. 37(5):430-435

Indice

Autores


MARÍA E. IRIGOYEN-CAMACHO, C.D., M.P.H.,(1) NELLY MOLINA-FEICHERO, C.D., M. EN C.,(2) ROSINA VILLANUEVA-ARRIAGA, C.D.,(2) SALVADOR GARCÍA-LÓPEZ, C.D.(2)

(1) Jefe del Area de Investigación de Ciencias Clínicas, Departamento de Atención a la Salud (DAS)/División de Ciencias Biológicas de la Salud (DCBS), Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, México.
(2) Profesor e investigador, DAS/DCBS, Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, México.

Resumen

Objetivo. Describir los cambios en la prevalencia y severidad de caries dental en escolares de educación primaria, a través de la comparación de dos encuestas, la primera realizada en el año de 1984 y la segunda en 1992. Material y métodos. Se utilizaron los criterios de la Organización Mundial de la Salud para el levantamiento de los índices de caries. Se seleccionó un grupo de niños de la zona este de la delegación Xochimilco de la Ciudad de México. Se examinó un total de 279 niños, 153 en 1984 y 126 en 1992. En ambas encuestas se examinaron escolares de seis y siete años de edad. Resultados. El promedio del índice de caries en dentición primaria fue ceod= 5.65 (DE 3.35) en 1984 y en 1992 fue ceod= 4.89 (de 3.7). En la dentición permanente, el índice fue CPOD= 0.51 (DE 1.0) en 1984 y en 1992 fue CPOD= 0.48 (de 0.82). Las diferencias en los índices de caries entre las dos encuestas fueron significativas únicamente para la dentición primaria en el grupo de niños de seis años, IC 95% (0.36, 2.15). Se encontró un aumento en la proporción de dientes obturados. Sin embargo, las necesidades de tratamiento son aún muy elevadas (69% en dentición primaria y 86% en dentición permanente). Conclusiones. Los datos del presente estudio indican poco cambio en la prevalencia y severidad de caries dental en el periodo estudiado.

Palabras clave: caries dental; niño; prevalencia; México

Abstract

Objective. To describe the changes in dental caries prevalence and severity, in a group of primary schoolchildren. Two dental caries surveys were carried out, one in 1984 and the other in 1992. Material and Methods. The dental caries indices were registered using the World Health Organization's criteria. A group of 6-7 years old schoolchildren living in the East Region of Xochimilco were included in the study. A total of 279 children participated in this study; 153 in 1984 and 126 in 1992. Results. The mean value of the deft index was 5.65 (SD 3.35) in 1984, and the mean value of the deft index was 4.89 (SD 3.7) in 1992. For the permanent dentition the DMFT was 0.51 (SD 1.0) in 1984 and 0.48 (SD 0.82) in 1992. Differences in dental caries indices, between the first and second survey, were significant only for the primary dentition in the six years old group (95% CI 0.36, 2.15). An increase in the proportion of filled teeth was found. However, the treatment needs are still very high (69% for primary teeth and 86% for permanent teeth). Conclusions. The findings from this study seem to indicate little change in the prevalence and severity of dental caries in the population in the period of study.

Key words: dental caries; child; prevalence; Mexico

Solicitud de sobretiros: Dra. María Esther Irigoyen Camacho. Francisco Pimentel 54, colonia San Rafael, 06470 México, D.F.

 

Introducción

En las dos últimas décadas, la prevalencia y severidad de la caries dental ha disminuido en países desarrollados. En más de veinte países europeos se registra una tendencia al decremento de los índices de caries tanto en la dentición primaria como en la permanente.1 En los Estados Unidos se observa una importante reducción en los índices de caries, por ejemplo: en el grupo de niños de 12 años de edad en el periodo de 1971-1974 a 1986-1987 se registró una reducción del 47%.2 Varios factores se han asociado con este decremento, dentro de los cuales destacan: el uso de dentífricos fluorurados, medidas comunitarias de administración de fluoruros (la fluoruración del agua y de la sal) y el mejoramiento de la higiene bucal.3-5

Acerca de los países considerados en vías de desarrollo, se ha sugerido que presentan un dramático incremento en los índices de caries,6 lo cual, según algunos autores, se asocia al aumento en el consumo de azúcar.7,8 Por otra parte, estudios epidemiológicos de caries dental en poblaciones de Africa y de China no informan un incremento considerable de los índices de caries.9,10 Se observan varias tendencias en Africa: mientras que existen reducciones en algunos países, otros experimentan incrementos.7 Manji y Fejeskov plantean que en países en vías de desarrollo se presenta un patrón lento y progresivo de formación de lesiones cariosas.11 En este sentido, no se está considerando dentro de estos países a los de América Latina, donde en numerosos casos los índices son elevados y el progreso de la lesión cariosa es rápido. Por ejemplo, en Guatemala niños de seis años de edad mostraron un índice de caries en la dentición primaria (ceod) de 5.38 dientes afectados, mientras que niños de Estados Unidos en este mismo grupo de edad tenían un índice de 2.55;12 niños de Cabo Frío, en Brasil, mostraban un índice de caries en la dentición permanente (CPOD) a los 12 años de 6.56 en 1992;13 los niños de este mismo grupo de edad en los Estados Unidos presentaban un índice de 1.8 en 1986-1987;14 en población del Estado de México, a los 10 años de edad el índice asciende a 3.70.15 La falta de información en la literatura especializada internacional acerca de las condiciones de caries dental en América Latina propicia que no se consideren dentro del panorama de la caries dental en países en vías de desarrollo.


ESTUDIOS EPIDEMIOLOGICOS DE CARIES DENTAL EN MEXICO

En México no se cuenta con una encuesta nacional de caries dental; se tiene información de algunos estados de la República, la cual sugiere que el nivel de este padecimiento varía considerablemente en los estados.16 Existe la encuesta de 1980 de caries dental en escolares del Distrito Federal;17 asimismo, se cuenta con información del grupo de escolares de 5 a 10 años de edad en población del Estado de México del año 1987.15 La encuesta del Distrito Federal mostró una prevalencia de caries dental en la dentición permanente del 95.5%, en niños entre 6 y 14 años de edad. En el estudio del Estado de México la prevalencia de caries dental en dentición primaria y permanente fue del 94%. Las cifras indican que en esta zona del país, donde se ubica a más de tres y medio millones de niños,18 la prevalencia de caries dental es muy elevada.

Algunos estudios de caries dental en el Distrito Federal comparan sus resultados con los de la encuesta de 1980.19,20 Estos trabajos sugieren que existe una tendencia al decremento de los índices de caries en la dentición permanente. Desafortunadamente, diferencias en las técnicas de selección de los niños que participaron en los estudios, falta de intercalibración entre los examinadores de las encuestas que se analizan y posibles diferencias en criterios diagnósticos, dificultan las comparaciones entre la encuesta de 1980 y los estudios más recientes.

Con objeto de describir las tendencias de la caries dental en determinados grupos de niños en el Distrito Federal, el presente estudio tuvo como propósito comparar la experiencia de caries dental en niños de seis y siete años de edad, alumnos de una escuela oficial de la delegación Xochimilco en la Ciudad de México. La comparación se hizo con base en los datos obtenidos en dos cortes transversales: el primero realizado en 1984 y el segundo en 1992.

Material y Métodos

La población seleccionada se ubica en la delegación Xochimilco, la cual tenía en 1990, 271 151 habitantes. Esta delegación abarca el 3.29% de la población del Distrito Federal. El 34% de su población tiene entre 0-14 años, siendo una de las delegaciones con mayor proporción de niños.21 Los niños seleccionados para el presente estudio estaban inscritos en el primer año de una escuela primaria oficial localizada al este de la delegación. De acuerdo con la información del registro de inscripción de los menores, en 1984, la mayor parte de los padres de familia eran obreros, seguidos por empleados en servicios y comerciantes en pequeño. En el 68% de las familias únicamente el padre tenía empleo y la madre no trabajaba fuera del hogar. La información recopilada en 1992 indicó que la mayor parte de los padres de familia eran empleados, seguidos de obreros y comerciantes en pequeño. En el 63% de los hogares únicamente el padre tenía un empleo remunerado y la madre se dedicaba al hogar.

Se examinó un total de 279 niños de seis y siete años de edad. En 1984 participaron 153 escolares, y en 1992 se revisaron 126. En el grupo de 1984 el 49% fueron niñas y el 51% niños. En el año de 1992 el 53% fueron niñas y el 47% niños.

El tamaño de la muestra se calculó para un nivel de confianza del 95%, con un error máximo de 0.5, y la desviación estándar empleada en dicho cálculo se obtuvo de un estudio previo realizado, como se dijo, en escolares de la delegación Xochimilco; con base en esta información se obtuvo un tamaño de muestra de 121 escolares por corte. En el año de 1984 se realizó una primera encuesta para obtener los índices de caries dental, tanto en la dentición primaria como en la permanente. En el año de 1992 los niños inscritos en el primer año de primaria de la misma escuela oficial se examinaron para estimar sus índices de caries. Los niños que participaron en el estudio no habían recibido previamente programas escolares de prevención de caries dental. Cabe anotar que la concentración de flúor en agua de la zona donde se ubica la escuela es baja (0.02 ppm).

RECOLECCION DE LA INFORMACION

En ambos cortes los criterios utilizados para examinar a los niños fueron los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS),18,22 donde se indica que el criterio para clasificar un diente como cariado consiste en detectar reblandecimiento de pisos o paredes de la superficie dental que se examina. En caso de duda sobre si el diente está cariado o sano, se indica clasificar al diente en cuestión como sano. Para recolectar la información se emplearon cédulas individuales que contenían un odontograma con la codificación internacional. Los exámenes se realizaron con luz natural y se empleó un espejo plano y un explorador No.5. Los mismos tres investigadores participaron en la recolección de los datos de ambos cortes (1984 y 1992). La confiabilidad intraexaminador fue del 87%, 88% y 86% en 1984; para 1992 los resultados fueron 88%, 86%, 87%, respectivamente para cada uno de los tres examinadores. La estadística de Kappa se empleó para estimar el acuerdo entre los examinadores más allá del azar.23 Clasificando la caries dental como una variable dicotómica (ausencia o presencia de caries en el diente examinado), el cuadro I contiene el resultado del porcentaje de acuerdo interexaminadores y la prueba de Kappa para los tres examinadores en 1984 y en 1992.



Resultados

En cuanto a los índices de caries en la dentición primaria en el año de 1984, el promedio del índice de dientes cariados, extraídos (por caries) y obturados (ceod) fue de 5.65, con una desviación estándar (DE) 3.35. En 1992 el índice ceod fue de 4.89 (DE 3.7). En 1984 el promedio del índice de dientes cariados, perdidos (por caries) y obturados (CPOD) fue de 0.51 (DE 1.0), y en 1992 de 0.48 (DE 0.82). La prevalencia de caries dental fue elevada en los cortes; el porcentaje de niños que presentaba caries, ya sea en la dentición primaria o en la permanente, fue de 92.5% en 1984, y en 1992 fue de 85.4%. En 1984 se encontró sin caries únicamente a 10 niños (7.5%) y en 1992 a 14 (14.6%). Esta diferencia entre los dos cortes no resultó estadísticamente significativa X2= 2.39 p>0.12.

NECESIDADES DE TRATAMIENTO

Para calcular las necesidades de tratamiento (NT) de los grupos examinados se utilizó la siguiente fórmula:24

promedio de dientes cariados
NT ----------------------------------------------------- x100
promedio dientes cariados + promedio dientes obturados


En la dentición primaria el índice de necesidades de tratamiento expresado en porcentaje fue de 95% en 1984 y de 69% en 1992; mientras que en la permanente, en 1984 fue de 98%, y en 1992 de 86%.

COMPARACION POR GRUPO DE EDAD

Debido a que la edad es un factor importante en el riesgo de caries dental, se decidió realizar el análisis comparativo de los dos cortes por grupo de edad, para seis y siete años. El cuadro II muestra los índices de caries y sus componentes por edad en los dos años registrados. En 1992, para el grupo de seis años encontramos un promedio menos elevado del índice ceod comparado con el promedio encontrado en el año 1984. Las diferencias en el índice ceod fueron estadísticamente significativas en los escolares de seis años, con un intervalo de confianza (IC) 95% (0.36, 2.15). En el grupo de siete años el índice ceod también fue mayor en 1984 que en 1992; sin embargo, esta diferencia no fue significativa (IC 95%, -0.75, 1.41). El cuadro III muestra los índices de caries por edad en la dentición permanente. Se observa que existen índices similares en el grupo de seis años, mientras que en el grupo de siete hay un índice más elevado en 1984. Esta diferencia no fue significativa (IC 95%, -0.22, 0.50).

El cuadro IV contiene el número promedio de primeros molares permanentes erupcionados en los dos grupos de edad que se estudiaron, así como en cada uno de los cortes. No se detectaron diferencias significativas en el número de primeros molares presentes. El IC al 95% fue de -1.3, 0.12 en escolares de seis años, y de -0.63, 0.19 en el grupo de siete años.








COMPONENTES DEL ÍNDICE DE CARIES

Dientes obturados. En la dentición primaria encontramos cambios en la proporción de los diferentes componentes del índice de caries, comparando el año 1984 con el año 1992. En el grupo de seis años de edad el componente obturado aumenta del 5.1% del índice ceod en 1984 a 22.6% en 1992. En el grupo de siete años se pasa de 10.9% en 1984 a 32.5% en 1992. Se encontró una diferencia significativa en el promedio de dientes obturados en ambos grupos de edad, con un IC 95% 0.29, 1.12 para los escolares de seis años y 1.03, 2.09 para los de siete años.

En la dentición permanente los niños de seis años no presentaron restauraciones, tanto en la encuesta del año de 1984 como en la de 1992. En 1984, el grupo de siete años en el componente obturado aporta sólo el 1.5% al índice CPOD. En contraste, en el año de 1992 el 22% del índice está dado por dientes obturados, en este mismo grupo de edad.

Dientes extraídos. En la encuesta de 1984 los datos sobre la dentición primaria indican que el 5.1% del índice, a la edad de seis años, está conformado por dientes que han sido extraídos; en el grupo de siete años este porcentaje asciende al 10.9%. Los resultados de 1992 indican que la proporción de dientes extraídos en el grupo de seis años fue de sólo 1.1% y de 6.9% a los siete años. El promedio de dientes extraídos en el grupo de seis años fue significativamente inferior en 1992 comparado con 1984 (IC 95%, 0.37, 2.15). En el grupo de siete años esta diferencia no fue significativa (IC 95%, -0.74, 1.41). Tanto en 1984 como en 1992, en la dentición permanente no se encontraron extracciones en los niños examinados.

Discusión

La comparación de los índices de caries dental en la dentición primaria entre las encuestas de 1984 y de 1992, indicó que existe un promedio inferior del índice de caries en los niños de seis años revisados en 1992, comparados con los de 1984. Estos resultados sugieren un leve descenso en el índice de caries en la dentición primaria, en un periodo de ocho años. Este descenso no llega a ser significativo en el grupo de niños de siete años.

En cuanto a la dentición permanente, los índices de caries resultaron muy similares entre los dos cortes, especialmente en el grupo de seis años. En el de siete años se observa un índice menor en los niños que se examinaron más recientemente; sin embargo, esta diferencia no fue significativa. Sería conveniente estudiar un mayor número de niños e incluir escolares de mayor edad, a fin de que el periodo de exposición al riesgo de caries de la dentición permanente sea más prolongado, permitiendo así una mayor facilidad para observar tendencias patológicas en la dentición permanente.

En el presente estudio y para ambos cortes participaron los mismos examinadores; esto se hizo con la intención de que la aplicación de los criterios para el levantamiento de los índices de caries entre una encuesta y otra fuera lo más parecida posible. Por otra parte, una desventaja de esta estrategia es el riesgo de que se presenten sesgos del observador, al ser los mismos examinadores los que participan en los dos cortes. Se considera que éste no fue el caso, debido principalmente a una cuidadosa estandarización de criterios; además no había interés por parte de los examinadores en que los índices de caries fueran más altos o más bajos que los obtenidos en cada corte.

En los dos cortes la comparación de los componentes de los índices de caries indica cambios considerables en el peso de cada uno de ellos, sobresaliendo un aumento en la proporción de dientes obturados. Si bien es cierto que se observó este aumento en la proporción de dientes obturados, las necesidades de atención aún son muy elevadas, y se está muy lejos de cubrir los requerimientos de tratamiento odontológico de esa población. En países desarrollados el principal componente del índice de caries está dado por los dientes obturados,25 mientras que en la población estudiada es el de los dientes cariados.

En la encuesta de 1992, comparada con la de 1984, se observó un menor número de dientes extraídos. Este dato podría indicar un descenso en el número de episodios de dolor de origen dental en los niños. Posiblemente se trata de un dato que apunta a una reducción en la severidad de las lesiones.


Los resultados de la encuesta de escolares del Distrito Federal que se realizó en 198017 muestran índices más elevados que los encontrados en los niños que se examinaron para el presente trabajo en 1992. Por otra parte, los datos que se obtuvieron en 1992 en escolares de la delegación Miguel Hidalgo son similares a los obtenidos en los niños examinados de la delegación Xochimilco, y resultan menos elevados que los registrados en la delegación Tláhuac para el mismo año.20 Como se mencionó anteriormente, existen dificultades en la comparación entre encuestas, por lo que las conclusiones al respecto deben tomarse con cautela.

Los resultados del presente trabajo parecen apuntar hacia una mejoría en la atención odontológica de los niños y a una reducción en la caries dental de la dentición primaria. Se considera que estos hallazgos no apoyan la idea expresada por algunos investigadores, quienes señalan que en años recientes se ha presentado un dramático incremento en el índice de caries dental en poblaciones de países en vías de desarrollo.7

En resumen, pese a los avances en el estado de salud bucal de la población estudiada, aún se detecta una alta prevalencia y severidad de los índices de caries dental en los escolares; esto corrobora la necesidad de apoyar programas preventivos, tanto a nivel masivo (p.e., el programa de fluoruración de la sal) como a nivel grupal e individual, de tal forma que se logre mejorar el estado de la salud bucal en la población. Las necesidades de atención odontológica de los escolares todavía son muy elevadas, por lo que se requiere redoblar esfuerzos para incrementar el acceso de la población a los servicios odontológicos.

Referencias

1. Marthaler TM, O'Mullane D. Caries status in Europe and predictions of future trends. Symposium Report. Caries Res 1990;24:381-396.
2. Brunelle JA, Carlos JP. Recent trends in dental caries in US children and the effect of water fluoridation. J Dent Res 1990;69:723-727.
3. Koning KG. Role of fluoride toothpaste in a caries-preventive strategy. Caries Res 1993;27(Suppl 1):23-28.
4. Hargreaves JA, Thompson GW, Wagg BJ. Changes in caries prevalence of Isle of Lewis children between 1971 and 1981. Caries Res 1983;17:554-559.
5. Helm S, Helm T. Caries among Danish schoolchildren in birth-cohorts 1950-78. Community Dent Oral Epidemiol 1990;18:66-69.
6. Walker ARP. Changes in caries epidemiology and in other diseases. Br Dent J 1987;162:452-453.
7. Sheiham A. Changing trends in dental caries. Int J Epidemiol 1984;13:142-147.
8. Heloe LA, Haugejorden O. "The rise and fall" of dental caries: Some global aspects of dental caries epidemiology. Community Dent Oral Epidemiol 1981;9:294-299.
9. Ojofeitimi EO, Hollist NO, Banji T, Adu TA. Effect of cariogenic food exposure on prevalence of dental caries among fee and non-fee paying Nigerian schoolchildren. Community Dent Oral Epidemiol 1984;12:274-277.
10. Luan WM, Baelum V, Chen X, Fejerskov O. Dental caries in adult and elderly chinese. J Dent Res 1989;68:1771-1776.
11. Manji F, Fejerskov O. Dental caries in developing countries in relation to the appropriate use of fluoride. J Dent Res 1990;69:733-741.
12. McNutly JA, Fos JP. The study of caries prevalence in children in a developing country. J Dent Children 1989:129-136.
13. Uchoa H. Fluoridation of salt for human ingestion in Brazil. CEDROS Network, Newsletter 1992(2):2-3.
14. National Caries Program: NIDR: The prevalence of dental caries in United States children. Publication 88-2245. Atlanta: National Institute of Health, 1988.
15. Irigoyen ME, López SA, Armendáriz DM, Baz G. Caries dental y necesidades de atención bucal en población infantil del Estado de México. Pract Odontol 1994;15:37-41.
16. Secretaría de Salubridad y Asistencia. Informe de investigaciones de morbilidad bucal 1979-1983. México D.F.: SSA, 1984.
17. Secretaría de Salubridad y Asistencia, Dirección General de Estomatología. Morbilidad bucal de escolares del Distrito Federal. 1980. México D.F.: SSA, 1982. 18. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Estados Unidos Mexicanos. Indicadores Sociodemográficos. XI Censo General de Población y Vivienda, 1990. Aguascalientes: INEGI, 1992.
19. Irigoyen M, Villanueva R, de la Teja E. Dental caries status of young children in a suburban community of Mexico City. Community Dent Oral Epidemiol 1986;14:306-309.
20. Sánchez L, Saenz P, Gómez MA, Pérez QJ. Análisis de las tendencias en la prevalencia de caries dental en dos delegaciones de la Ciudad de México. Rev ADM 1993;L:93-96.
21. Jensen K, Hermosillo JG. Salud dental: problemas de caries dental, higiene bucal y gingivitis en la población marginada metropolitana de México. Bol Oficina Sanit Panam 1983;94:587-603.
22. World Health Organization. Oral Health Surveys. Basic methods. 2nd. ed Ginebra: World Health Organization, 1977.
23. World Health Organization. Oral Health Surveys. Basic Methods. 3rd. ed Ginebra: World Health Organization, 1987.
24. Jong A. Dental public health and community dentistry. St. Louis: Mosby Co., 1981:74-84.
25. Gordon M, Newbrun E. Comparison of trends in the prevalence of caries and restorations in young adult populations of several countries. Community Dent Oral Epidemiol 1986;14:104-109.

Descargar artículoDescargar artículo en PDF

Descargar artículo

 

Instituto Nacional de Salud Pública
Av. Universidad 655
Col. Santa María Ahuacatitlán
62508 Cuernavaca, Morelos, México

Salud Pública de México es una publicación periódica electrónica, bimestral, publicada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), con domicilio en Avenida Universidad núm. 655, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000, página web: www.insp.mx, ISSN: 1606-7916, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo con número: 04-2012-071614550600-203. Ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Editor responsable: Carlos Oropeza Abúndez. Responsable de la versión electrónica: Subdirección de Comunicación Científica y Publicaciones, Avenida Universidad núm. 655, Planta Baja, col. Santa María Ahuacatitlán, Cuernavaca, Morelos, C.P. 62100, teléfono 3293000. Fecha de última modificación, 18 de julio de 2013. D.R. © Instituto Nacional de Salud Pública.